Seleccionar página

Indumentaria, calzado y ropa adecuada para hacer la Ruta del Cares en particular y senderismo a nivel general.

Se podría decir que lo más importante para realizar una ruta con éxito, es, además de una buena nutrición e hidratación, la correcta elección de la ropa y calzado, además de otros accesorios y complementos.

¿Qué ropa tengo que llevar para hacer la Ruta del Cares?

Como normal general, os recomendamos usar un sistema de capas para la parte superior e inferior del cuerpo, así como en la extremidades.

La versión corta sería: Una camiseta interior que transpire y expulse el sudor hacia fuera, una segunda capa en forma de chaleco, chaqueta o forro polar que mantenga el calor y facilite la expulsión de sudor y un chubasquero/cortavientos, además de un plumas ligero de fibras en la mochila. Sobre el pantalón, preferiblemente largo para evitar la exposición solar y posibles rozaduras (la manga larga también puede ser interesante para la primera capa, incluso en verano). Hay pantalones y camisetas con protección de rayos UVA (entre SPF 30 y 50).

Pasemos a desglosar y desarrollar esta información sobre el sistema de capas.

Primera capa, es la capa interior que va más pegada al cuerpo.

También llamada “segunda piel”. El mejor consejo es no usar nunca como primera capa una prenda de algodón, ya que, aunque durante la actividad puede mantenernos aparentemente en condiciones óptimas, al absorber hasta 4 veces su peso en líquido o sudor, cuando hagamos una parada nos quedaremos fríos y tardará mucho en secarse con lo que ello conlleva.

Hay que buscar una prenda que transpire y que mantenga alejado el sudor de nuestra piel, para no llegar a enfriarnos o sentir sensación de humedad. La recomendación es buscar un material que no absorba el sudor sino que lo expulse hacia fuera. La lana merino (que además evita los malos olores) puede ser una buena opción, aunque hay personas que sufren picores con este tipo de tejido. Por lo general, se suele optar por fibras sintéticas como el poliester principalmente. Hay otras fibras que actúan como anti-bacterias, además de evitar los malos olores.

Es importante que esta primera capa quede bien ajustada al cuerpo (no apretada) para evitar que el viento entre a través de ella y podamos enfriarnos. En camisetas es interesante que tengan un largo adecuado por si tiene que ir por dentro del pantalón.

Dentro de esta categoría, incluimos también unas mallas térmicas para poner debajo del pantalón o unos guantes finos para poder poner otros más gruesos por fuera. También se usan en ocasiones, dos calcetines en ambientes muy fríos, uno muy fino como interior que también ayuda a evitar rozaduras, aunque para hacer el Cares, no es necesario, es recomendable y casi obligatorio, tener unos de repuesto en la mochila por si por cualquier motivo llegan a mojarse lo que llevemos puestos.

Segunda capa, capa de abrigo o aislamiento térmico.

Esta segunda capa nos aislará térmicamente. Su cometido es que mantengamos nuestro calor corporal e impedir como con la primera capa que nos enfriemos, ayudando también a evacuar el sudor.

Al igual que con la primera capa, hay una amplia variedad de lanas y fibras sintéticas en el mercado que realizan esta función Básicamente el objetivo es que se mantengan sus propiedades aislantes y transpiración, incluso estando mojados por el sudor. Por lo general, la capacidad de absorción de una fibra sintética (poliester por ejemplo) es mayor que la de una una lana. Transpiran más y se secan antes, aunque las fibras naturales retienen mejor el calor, por lo que en ocasiones podéis encontrar una combinación de ambas.

Para una buena segunda capa superior (forro o chaqueta polar) os recomendamos tener en cuenta estos consejos. Hay fibras sintéticas como por ejemplo Polartec (con diferentes gramos y grosor entre los 80 y 300) que se han hecho muy populares por su capacidad de mantener la temperatura del cuerpo regulada en actividades tanto estáticas como dinámicas, para de ese modo, no tener que estar quitando y poniendo esta segunda capa cada poco tiempo. Otras fibras o tejidos comerciales como Power Stretch Pro que suelen estar en zonas como axilas, laterales o parte inferior de los brazos, ayudan a expulsar el sudor en zonas clave del cuerpo. También podéis ver en el tipo de materiales o etiquetas otra como el Pertex Quantum, que es una fibra sintética muy ligerta y con gran  resistencia a la abrasión, transpirabilidad, acabado “DRW” (Dry Repelent Water) para repeler el agua y con efecto cortavientos.

También podéis encontrar prendas muy interesantes sin este tipo de fibras en marcas como Quechua, siendo por lo general más económicas. Lo más importante es tener claro el concepto de las capas y sus funciones y pedir consejo a vuestra tienda habitual de prendas de montaña o vendedores especializados.

Otro elemento útil puede ser un chaleco con estas propiedades, es una cuestión de gustos y la recomendación es probar diferentes combinaciones y pedir consejo a un profesional para no hacer una compra incorrecta o “comprar dos veces”.

Otro asunto también a tener en cuenta es el de las gorras, elemento imprescindible en verano. Tipo safari para evitar el sol también en el cuello y el lateral además de en la cabeza y a ser posible, con protección para los rayos UVA (SPF 30 o 50).

Si no os gustan las gorras, también podéis usar badanas o “bragas” con protección para los rayos UVA (como las de la marca Buff por ejemplo). En el caso de los gorros, si tenéis tendencia a sudar, puede ser interesante buscar un tejido o fibra que permita que expulse el sudor de vuestra cabeza y mantenga el calor. Esto es importante en actividades aeróbicas y principalmente con un ambiente frío.

Tercera capa, o capa exterior de protección.

Por lo general, esta tercera capa nos protege principalmente de:
• La humedad exterior (como la lluvia, la humedad de las nubes bajas o la nieve). En resumen, las propias de una prenda impermeable.
• Del viento, paliando la sensación térmica que hace bajar la temperatura corporal cuando sopla el viento frío a bajas temperaturas.
• De nuestro propio sudor, ayudando a que salga hacia fuera desde las dos primeras capas y de ese modo, evite que nuestra ropa interior o capas anteriores queden mojadas, provocando desde una mala sensación de frío a una hipotermia en un caso más extremo.
Es importante que esta tercera capa sea resistente a los desgarros, rozaduras y abrasión al estar en contacto con nuestra mochila, ramas de los árboles, arbustos o las rocas. Puede ser interesante que tenga en los laterales unas cremalleras para ayudar a una evacuación del sudor más
rápida. En ocasiones y dependiendo del día o actividad, puede que llevéis vuestra primera capa y que en lugar de la segunda, os pongáis sobre la camiseta esta tercera capa impermeable / cortavientos si por ejemplo, no hace frío pero empieza a soplar el viento. Es por ello que es importante que no sea un chubasquero “clásico” de plástico (como los ponchos, que también pueden ser útiles si constan de una apertura lateral amplia) para ayudar a evacuar el sudor y no romper la barrera de la transpiración.
Dentro de esta categoría de ropa, podemos encontrar:
• Chaquetas con algún tipo de membrana impermeable. Con diferentes grados de impermeabilidad que pueden ir desde columnas de 4.000 mm a los 25.000 mm de los del Gore-Tex por ejemplo. Sobre este punto, aclarar que hay fabricantes que tienen sus propias membranas y como recomendación general, lo mínimo para hacer la Ruta de Cares con lluvia sería una columna de 10.000 mm, pero es importante a la hora de comprar, manejar bien este dato y preguntar por ello. Como os decíamos antes, las cremalleras laterales o las costuras termoselladas, ayudarán a que esta tercera capa sea más eficaz.
• Cortavientos, una chaqueta con un tejido especialmente hecho para que no atraviese el viento (que también pueden tener propiedades impermeables como por ejemplo una chaqueta o chubasquero con Gore-Tex, u otra membrana que tengas varias capas, entre ellas una que corte el viento).
• Pantalones impermeables (o cubre pantalones que van por encima de los principales y si no se usan, pueden quedar dentro de la mochila).
• Guantes con algún tipo de membrana impermeable.
• Softshells, que son una mezcla entre un polar y un cortavientos.
Algunas de sus propiedades son comunes a las mencionadas en la segunda capa (mantienen el calor y evitan el enfriamiento causado por el viento exterior).

¿Una cuarta capa?

Podía ser un plumífero, con pluma natural o de fibras artificiales. Es una prenda que en invierno o temperaturas bajas, puede ser usada tanto como una segunda o tercera capa (aunque se pierde capacidad de transpiración), pero que por general se usa por ejemplo cuando se realiza una parada, para evitar enfriarnos.
Dos consejos:
1.- No uséis nunca el plumas con una capa encima ya que lo comprimirá y perderá sus capacidades.
2.- Tened en cuenta que un plumas de fibra artificial, además de ser más barato, en el caso de que se moje por ejemplo haciendo el Cares, funcionará mejor que uno de pluma natural ya que la pluma pierde sus características cuando está mojada y la fibra las mantiene mejor y se seca antes.

El pantalón de Trekking para hacer el Cares.

Sobre el pantalón, realmente sirve cualquiera de los consejos anteriores, pero si estás buscando un pantalón adecuado para hacer la Ruta del Cares u otra actividad de Senderismo, nuestro consejo es que si es para verano, busques
un material que transpire bien y seque rápido, además de tener una porción de fibra de elastano, licra o spandex. Eso le dará un punto de elasticidad que se agradece cuando llevas un tiempo caminando (y más aún cuando hay una
subida).
Es conveniente también elegir uno que tenga en la parte inferior unas tiras elásticas para poder apretarlos si por ejemplo, pasáis por una zona de Helechos o donde hay excrementos de ganado y puede ser una zona susceptible de que haya garrapatas u otros insectos (no es el caso de nuestra ruta).
Si usamos un pantalón corto (no hay ningún problema en el Cares u otro lugar de Picos de Europa), hay que tener en cuenta que será necesario llevar y usar más crema de protección solar (recomendable protección 50).
Cuando los probéis, mirad bien si los bolsillos son suficientes (si entra vuestro móvil por ejemplo) y la posición.
También es importante que no queden demasiado estrechos.
Hay modelos “híbridos” que permiten quitar la parte inferior y tener un pantalón largo y corto en una única prenda.

¿Qué botas de montaña son más adecuadas para hacer la ruta del Cares?

Aquí tenemos uno de los puntos más delicados y donde se suelen cometer más errores. A la hora de comprar un calzado de Trekking, hay que intentar acertar la primera vez, ya que una mala elección puede estropearte un gran día de excursión. También podrá verse afectada tu economía, porque no podrás devolver las botas o zapatillas bajas.
Te vamos a dar varios consejos para elegir tus botas o zapatillas de montaña.
• Ve a probar tus botas por la tarde, los pies están más hinchados y así simularás condiciones de ruta más reales.
• Como mínimo, elige un número más del que uses habitualmente. Cuando hagas una bajada, tu pie se desplazará hacia delante y si no tiene espacio suficiente, te provocará ampollas y dolor.
• Cuando tengas la bota puesta, debería entrar el dedo índice por la parte trasera hacia el talón. Eso es un indicativo de que hay espacio suficiente.
• Si tienes dudas, saca la plantilla de la bota o zapatilla, ponla en el suelo y pon tu pie exactamente sobre la plantilla. Asegúrate de que tienes al menos 1 cm de espacio libre por delante de tu pie de plantilla. Luego estaría la elección de si es una zapatilla baja (más ligera y cómoda, menor protección del tobillo), una media o “Mid” que suele ser lo más adecuado para una ruta de este tipo ya que ofrece una mayor protección frente a una torcedura de tobillo y dan más margen de movimiento que unas botas más altas. Y también estaría la bota alta clásica de montaña, que ofrece una mayor sujección, restando un punto de comodidad en un terreno como el de La Ruta Del Cares.
También puede ser interesante que tengan al igual que la ropa, una membrana impermeable como Gore-Tex u otras específicas del fabricante, por si pasas por una zona con algún charco o llega un chubasco o tormenta de verano. La desventaja es que son algo menos ligeras que unas sin membrana impermeable y que pesan ligeramente más y quizás un 20 % más caras, pero la inversión merece la pena.
Otro punto importante es la suela y que tengan un compuesto adherente como el Vibram u otro compuesto similar. Esto os dará mucha seguridad en zonas mojadas, con barro ligero o de piedra suelta.

¿Y los calcetines?

Sin costuras para evitar ampollas y rozaduras, que queden más bien ajustados probad una talla o dos menos que la habitual). Es importante que tengan una buena capacidad de transpiración para mantener los pies frescos y sin humedad. Como siempre, pedid consejo y tened en cuenta tanto la climatología como la estación del año en la que hagáis la Ruta Del Cares u otra actividad de Senderismo (y por supuesto, nunca de algodón, por lo que anteriormente comentamos de la primera capa de ropa sobre el sudor o humedad acumulada).